En los últimos cinco partidos, Boca sólo recibió un gol en contra, está es la clave de la levantada del equipo de Miguel, que vive su mejor momento del año. A partir de la solidez, y una defensa con alma y vida, Boca crece y sueña.



El consejo de fútbol de Boca, es decir Riquelme, soñaba con una dupla central formada por Zambrano y Rojo, defensores de verdad, en palabras de Jorge Bermudez, palabra autorizada para definir a un defensor xeneize. Sin embargo, las lesiones de Marquitos primero, más el Covid positivo del peruano, luego, le terminaron rearmando la defensa a Russo. Volvió a las fuentes, de su Boca, y de la historia del club, ya que los equipos boquenses más ganadores jugaron siempre con línea de cuatro, los de Lorenzo y Bianchi, pero marcó también la vuelta también a la dupla central campeona de la Superliga 2020, Lisandro López y Carlos Izquierdoz, seguros defendiendo, y temibles de cabeza en el área rival, donde Cali fue hoy otra vez decisivo para ganar el partido y clasificar a los cuartos de final, con un golazo de cabeza tras centro perfecto de Pavón.
Los laterales van cambiando, Capaldo o Buffarini por la derecha, hoy los 5 cambios le permiten al DT sacar al que recibe una amarilla, mientras que por la izquierda alternan Fabra, Más, y hasta el pibe Sandez. Ni Varela, ni Medina, ni Almendra, recuperan la pelota como un Serna, Cascini o Battaglia, pero si corren mucho, y se esfuerzan para hacerlo, son solidarios. Sin Cardona, Boca va a terminar atacando con Tevez, más dos flechas muy veloces, Pavón y Villa, futbolistas ideales para jugar de contraataque, con Maroni como muy buena alternativa. La posesión de la pelota está sobrevalorada, no te hace mejor equipo el sólo hecho de tener el balón, y la realidad es que Boca juega mejor sin la pelota que con la pelota.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios