Consejo guerrillero
  • 12 de noviembre de 2020


Riquelme y sus lacayos no paran de generar conflictos en Boca. El último episodio es llamativo, se produce con un futbolista traído por ellos, no heredado de la gestión Angelici.



El mensaje es claro, y hasta infunde cierto temor. Si no aceptas lo que te ofrece el club, que es lo mismo que decir su majestad Román, te echamos con un comunicado, qué es esto, una dictadura, en qué están convirtiendo a Boca? Gustavo Fenández, representante del jugador, su hijo, recibió ayer la misma propuesta que había rechazado en los últimos meses, la idea del Consejo era"extender" el contrato actual. Al no estar de acuerdo en los términos y condiciones, Pol Fernández, volvió a decirle que NO  a Riquelme, todo un sacrilegio en el mundo Boca de hoy. Entonces, el Consejo de fútbol no tuvo mejor idea que colgarlo con un comunicado hasta diciembre del 2020.  Qué pasa si Campuzano se lesiona mañana en Colombia-Uruguay? Quién juega de volante central en Porto Alegre? Tendrá que volver a recular Riquelme, como en el caso Villa?
Se puede vivir de conflicto en conflicto? Desde que arribó este Consejo de fútbol, echó de mala manera a glorias del club como Schiavi, Burdisso y Matellán, a entrenadores de las inferiores con pasado en Boca como Marchesini y Saturno, a empleados de todas las áreas, entre ellos médicos y kinesiólogos del plantel. Tuvieron problemas con Junior Alonso, que se fue, con Alexis Macallister, que eligió el exilio en medio de un campeonato, con el representante de Hurtado, le hicieron la guerra a Tevez, tuvieron diferencias con Mauro Zarate, echaron a Marcos Díaz para que venga Javi García, Almendra está colgado, al pibe Molina lo mandaron a la reserva y hoy juega en el Udinese, no pueden arreglar el contrato de Buffarini después de buscarle reemplazante durante todo el año, degastaron a Soldano entrenando en un campito porque no lo querían, dijeron que Villa no jugaba más, y hoy es titular...se pelearon por el predio de Ezeiza, y hasta por la auditoría. No es necesario conducir a Boca de esta manera, aunque salgas campeón. Boca necesita mucho más de la templanza, madurez, serenidad y razonabilidad de Ameal y Russo, que de la guerra de guerrillas de Riquelme y sus lacayos.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios