Todo es un Boca-River, ese es el problema y el combate de fondo en el fútbol argentino. Nada o nadie se hubiese irritado, si el bueno de Lionel Scaloni, pedía jugar en Vélez o en Rosario, pero eligió la cancha de Boca, y explotó el mundo River.



Propongo un acuerdo que deje conforme a todas las partes, con una condición imprescindible, hablar con la verdad. La Bombonera tiene un problema grande que es su capacidad,  el mundo Boca reconoce que su estadio quedó chico, y está abocado a la cuestión, por ello su presidente, Jorge Amor Ameal,  sueña con la Bombonera 360. El tiempo dirá si consigue destrabar las famosas manzanas lindantes de la cancha,  que ni siquiera Mauricio Macri como jefe de gobierno logró comprar. 
Vamos al otro problema, no reconocido, y por ello más complicado. El problema de River y su Monumental. River Plate, tu grato nombre, tiene una pista olímpica, que en realidad no es olímpica,  porque no respeta las medidas reglamentarias, que no sirve para nada. Nunca vi una competencia allí, claro,  si además no está hecha del material que corresponde. Mi único recuerdo en esa pista, es un show de motocicletas que organizaron los militares en un partido del 79 entre Argentina y Resto del mundo, en el que Maradona metió un gol inolvidable. Volvamos al 2020. El problema de la pista olímpica es que separa demasiado al público del campo de juego,  evita la cercanía entre equipo e hinchas de la que habló Scaloni, elemento totalmente respetable para mí en la elección de la casa del conjunto nacional. La cancha de River es hermosa y tiene la gloria del mundial 1978, pero no es la dueña de la Selección Argentina. La gente de River es apasionada como todas las hinchadas argentinas, pero su grito llega menos por la distancia a la que se encuentra. Quien quiera negar esto cae en el ridículo, cegado por su amor a la banda roja. Conclusión, River debe reformar su estadio, sacar la pista, construir una nueva platea, y quedarse posiblemente con un estadio incomparable. Manos a la obra.
Por otro lado, propongo a lo Mandela, nominar a los estadios potables para la Selección Argentina: Boca, River, Racing, Independiente, Vélez, Rosario Central, Newells Old Boys, Mendoza, Cordoba, Mar del Plata, y que todos tengan su partido por ley, porque la Selección Argentina es de todos, y de paso terminamos con esta nueva grieta.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios