El mejor de los últimos 30 años
  • 09 de diciembre de 2020


Capaz, serio, responsable, líder, respetuoso, profesional, HUMILDE, nunca vendió humo, jamás mandó en cana a un futbolista, no se peleó con nadie, buscó el prestigio no la fama, lo recordaremos siempre como DT, y también por su don de gente.



Alejandro Sabella fue el mejor DT de la Selección Argentina, de Bilardo para acá, sin ninguna duda, superó a Basile, a su amigo Pasarella, a su admirado Bielsa, a Pekerman, a D10S, también a  Batista, Martino,  Bauza y  Sampaoli. Nos volvió a meter en una final del mundo después de 24 años de sufrimiento, le sacó el jugo a la generación dorada como nadie, nos regaló una eliminatoria maravillosa con los 4 fantásticos en su mejor momento, Messi, Di María, Higuain y Aguero, volaron, literalmente con la celeste y blanca, nunca antes ni después rindieron igual. En Brasil 2014, un rendimiento más bajo de las individualidades, y muchas lesiones, lo obligaron a "sabellizar" el equipo, hubo que ponerse el overol para trabajar los partidos, seguramente el rol en el que "pachorra" se sentía más cómodo. Llegamos al partido decisivo del Maracaná con lo justo, en el suplementario eliminamos a Suiza en octavos, 1-0 a Bélgica en cuartos, más los penales contra Holanda en la semifinal. En el partido más trascendente de los últimos 7 mundiales apareció la mejor versión del EQUIPO, porque Sabella siempre pensó y creyó en lo colectivo por sobre lo individual. Fuimos superiores a los alemanes que venían de meterle siete goles a Brasil en su casa, con 24 horas más de descanso, y sin haber jugado suplementario. Allí estuvo la mano del entrenador, como en la final del mundo entre Estudiantes y Barcelona, maldito destino que quiso que el maestro pierda las dos finales más importantes de su vida en el suplementario, maldita enfermedad que nos privó de un tipo tan integro tan temprano. Vuelvo a Río, el cerebro de Alejandro, su don de conductor, su virtud de líder, su factor de unión, su claridad para ordenar tácticamente a la Selección, su capacidad para motivar, nos hizo mejores que Alemania, un equipazo. El árbitro no nos dio un penalazo, Higuain, Messi y Palacio fallaron cuando no tenían que hacerlo, y nos quedamos sin la copa. La Selección Argentina nunca volvió a ser lo mismo, desde ese día lo extrañamos maestro, descanse en paz, gracias por todo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios