“Yo nunca voy a cruzar de vereda y dirigir a Independiente”, vociferó el gran y querido Chacho Coudet, apenas ganó u segundo título. Creo que ningún hincha de Racing le pedía eso, solo que se quede a dirigir la Libertadores 2020.



Queda claro que fue una vendida de humo, porque Becca ni siquiera se va de la Academia al rojo, hace lo contrario, va a dirigir a Racing cuando hace meses era DTdel diablo, es decir, que en todo caso traiciona a Independiente, no a Racing. La realidad es que él querible Chacho tenía contrato por 6 meses más en Avellaneda, y eligió la ofertaza económica del Inter de Porto Alegre. Coudet es demasiado buena gente para irse embarrando a otro para justificarse o ganarse a la gente. Queda dicho.
Se va campeón, deja una final contra River, que no creo que lo haga sufrir demasiado no dirigirla, porque el River de Gallardo fue su karma, y además el equipo tiene chances matemáticas en la Superliga, donde se halla solo a 4 puntos del líder, Argentinos Juniors. Y lo más importante de todo, nutrió a la vitrina racinguista con dos estrellas más, ganando la Superliga y el Trofeo de campeones. El equipo tuvo momentos de buen fútbol, para mi sobre todo en el primer semestre de gestión de gestión de Coudet, con un Lautaro Martínez imparable, más Centurión inspirado y con ganas. Ganó muy bien la liga, aprovechando la final histórica de Boca y River en la Libertadores, y terminó jugando muy mal este semestre. Fracasó en los mano a mano de copas Argentina y Sudamericana. Nunca le encontró la vuelta a River. El título ante Tigre es un bálsamo para Racing, sirve para tapar la salida intempestiva del DT, y el mal juego del equipo en las últimas semanas. Chau Chacho, hasta pronto.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios