Los técnicos de Messi
  • 21 de julio de 2020


Cariño, respeto, admiración, indiferencia, competencia, y hasta desprecio, son las palabras justas para definir la relación que ha tenido el mejor del mundo con sus entrenadores. Aquí toda la verdad.



Texto
Frank Rijkaard fue fundamental para Leo, confió en él como nadie y antes que cualquier otro en el Barcelona.  Nunca escuché al 10 hablar de otro entrenador con tanto cariño como lo hace sobre el holandés, “es el DT al que le debó todo”, ha dicho Messi en más de una oportunidad, Rijkaard fue mucho más que un director técnico en su vida, lo acompañó en sus lesiones iniciales, le brindó toda su confianza y se  convirtió casi en un padre para el rosarino, juntos ganaron la Champions del 2006. 
José Pekerman tuvo siempre el respeto de Messi, lo llevó al Mundial de Alemania con 18 años, lo cuidó, lo integró a un grupo de hombres, y si bien la condición física de Messi en ese momento no era la mejor, todo terminó mal cuando José se decidió por Cruz en los cuartos de final de Berlín, Leo vio los penales desde el banco y no se lo perdonó jamas, nunca más hablaron.
El arribo de Guardiola a Cataluña fue decisivo para que Messi se convierta en el número 1. Afuera Ronaldinho, Pep le dio la camiseta 10, y armó un equipo para él. Guardiola no dudó en sacrificar a Ibrahimovic o Villa con tal que Leo siga siendo el rey del equipo, el goleador y figura. De su mano llegaron los récords y los balones de oro. Messi lo respeta, lo valora y hasta lo admira, sin embargo no siguieron en contacto.
Durante esa gloriosa etapa del Barsa, Leo se encontró con Basile, Maradona y Batista en la Selección Argentina. Coco lo incentivo para hacer goles de tiros libre, en la intimidad le decía que era mejor que Riquelme, que era el dueño del equipo, que tenía libertad total dentro de la cancha. Messi le rindió, pero la mala vibra del grupo con Basile arruinó todo, Coco renunció tras perder con la selección chilena de Bielsa. Nunca más se vieron ni hablaron. Con Diego nunca hubo verdadero feeling, Maradona competía con Leo en todo, desde ser el mejor de la historia, hasta ver quien hacía más goles de tiros libre en las prácticas de Sudáfrica. Eligió a Masche como capitán, faltó trabajo, y Alemania nos trituró en Ciudad del Cabo. Nunca más habló con Diego y ni siquiera lo invitó a su casamiento. Con Checho y su cuerpo técnico, Messi se sentía muy cómodo, otra vez un mal resultado deportivo, la copa America 2011 en Argentina, derivó en un cambio de entrenador. No hablaron más.
Messi tenía un gran cariño por Villanova, sin dudas al DT que más quiso junto a Rijkaard, Leí lo conocía de la Masía, con él consiguió una Liga con récord de puntos, más el Pichichi con 50 goles.Impresionante. La muerte de Tito fue un golpe duro para todos en Barcelona.
Alejandro Sabella fue el entrenador que más cerca estuvo de darle a Messi su copa más deseada, el título mundial, pachorra construyó un verdadero EQUIPO, brillante en la eliminatoria, efectivo y sólido en Brasil 2014. La relación sin embargo, no fue un camino de rosas, Messi le reclamaba más audacia al DT de la Selección. La historia del Maracaná es archiconocida. Tampoco volvió a hablar con Sabella.
El trató con Martino estuvo marcado por la indiferencia, tanto en el Barcelona como en la Selección, no consiguieron los objetivos anhelados, y obviamente no hubo relación posterior. Con Luis Enrique empezó muy mal, pero terminó muy bien. Ellos, más Suarez y Neymar, ganaron la última Champions para el Barcelona, en el 2015, ya pasaron cinco años y queda demasiado lejos. Con Bauza y Sampaoli en la Selección, lo unió mucho más el espanto que el amor, no se puede hablar tan siquiera de una relación, por el año que compartió con cada uno de ellos. Si decir que en Rusia, Messi jugó por escándalo el peor mundial de su vida. Valverde, un señor entrenador, se ganó el respeto del capitán culé, aunque los sucesivos fracasos en la Champions lo dejaron sin trabajo.
Lionel Scaloni tiene el apoyo de Messi, también capitán en Argentina, fueron compañeros en Alemania 2006. Su tocallo Lionel fue encontrando un equipo y también un sistema para la Selección, de no haber ningún accidente grave, será el entrenador con el que intente ganar el mundial de Qatar 2022, tal vez su última copa. Por fin llegamos a Quique Setien, el DT que logró que Messi lo critique, exponga y condene públicamente, su ayudante Sarabia consiguió transformar a Messi en una furia  contra su cuerpo técnico, como nunca antes había sucedido en 15 años de carrera. La Champions es la última bala para el bueno de Quique, que parece mucho más afuera que adentro. A pesar de todo, Messi y compañía son tan buenos, qué hay que ponerles unas fichas en Portugal, torneo que será tan difícil, como ser técnico del mejor del mundo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios