Números en rojo
  • 07 de noviembre de 2019


La gestión de los Moyano en Independiente atraviesa un muy mal momento. Sin éxitos deportivos, más un pasivo que duplica la deuda heredada de Comparada y Cantero. La dilapidación de recursos en el club es alarmante.



El pasivo del rojo asciende a 1.150 millones de pesos, una verdadera locura, sabiendo que Independiente vendió en sumas millonarias a futbolistas como Barco y Rigoni, vale la pena preguntarse a donde fue esa plata? Sin ponerse colorados, los integrantes de la CD echaron a un técnico campeón como Holan, apostaron por Beccacese, y en un mes despilfarraron otros 1000 millones de pesos en el último libro de pases. 
Si, 15 palitos verdes, hoy significan mil palos de los nuestros, en pésimos. En quienes se gastó? En Barbosa, Lucas Romero, Andrés Roa y Chavez, salvo el número 5, ninguno es titular del equipo, díganme si no es para pegarse un tiro....Quedó tan expuesta la mala administración, que los dirigentes de Avellaneda, se vieron obligados a salir corriendo a Uruguay a buscar una figura con prestigio como Diego Forlan, para evitar las puteadas que ya ligan domingo a domingo Lamens y Angelici. Se la ven venir...
Pero eso no es todo, mientras la otrora señorial y prestigiosa institución del fútbol argentino, sigue perdiendo juicios ante la FIFA, los casos Cecilio Dominguez y Silvio Romero, el vice del club arremete contra los árbitros, culpándolos de todos los males futbolísticos de Independiente.  Para Pablo Moyano, Pitana es horrible, Lamolina es un chanta, y Belligoy tiene que ponerse las pilas. Autocritica cero. 
Estoy seguro que en una empresa de la familia Moyano, el responsable de semejante fiestita económica, ya estaría despedido, en la calle, pero acá los platos rotos los paga Independiente, o lo que es lo mismo, los socios. Pobre rojo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios