Napoleón tiene un capital único, la paternidad sobre Boca, la más fuerte y avasallante de la historia de los clásicos. Es por eso, más que por los títulos, que el hincha de River lo ama como a nadie. Merece el reconocimiento.



Veo fútbol desde la década del 70, nunca en mi vida observé un River tan fuerte y ganador como el del Bambino Veira en 1985/86, ganó absolutamente todo, el único River campeón del mundo. Tampoco me deleite con ninguno, como con el River de Ramón allá por 1996/97, ese equipo tenía figuras de un brillo estelar: Ortega, Francescoli, Salas, Crespo, y hasta el propio Marcelo Gallardo. Eso es lo que pienso, dicho esto, nunca River tuvo de hijo a Boca como en estos últimos 5 años y medio de mandato del muñeco. Ni tampoco Boca a River, ni siquiera en las etapas de Bianchi o Tabarez, esta es la paternidad más absoluta y cruel que haya existido en la historia de Boca y River, con la final más importante de la historia, disputada en el Bernabéu. 
Gallardo le devolvió a los hinchas de River el orgullo de ser “millonarios” o “gallinas”, después del mal trance del descenso frente a Belgrano. La vida le devolvió con creces, la final de Madrid tapó el descenso, borró la mancha. Napoleón le dio al hincha de River lo que nunca nadie le había dado en su vida, la paternidad sobre Boca, cosa que lo atormentaba y lo acomplejaba, hoy eso cambió, el que sufre es Boca Juniors. Además, lo hizo copero, ya obtuvo dos Libertadores, y va por la tercera ante Flamengo. También, una Sudamericana, una Suruga y tres Recopas. Es cierto que falta el
Mundial de clubes y una Superliga, pero al hincha de River Plate no le importa nada. El 5-0 sobre Boca en series mano a mano no se iguala con nada en el mundo para los hinchas de River, por eso pido que el Monumental se llame Marcelo Gallardo, un premio más que merecido. Notifíquese, publíquese y archívese.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios