Scaloni lo hizo
  • 16 de noviembre de 2019


Le ganó a Brasil. Messi corrió como nunca. Los pibes del recambio dejan la vida por la camiseta. Aguero fue al banco. Planteó el partido como quería. Camarilla out. Hay futuro. Viene lo mejor.



La Selección Argentina comenzó con la curva ascendente otra vez, como cuando encontró el equipo Sabella en las eliminatorias para Brasil 2014. El equipo vivió un proceso de desintegración que se extendió desde la final de América del 2016 en EEUU, hasta el mundial de Rusia 2018, dos años que solo sirvieron para que el club de amigos se despida de la Selección, con el aval de Bauza y Sampaoli. Luego vino un año de transición, en el que Scaloni buscó a los jugadores aptos para su idea, estos doce meses incluyeron la Copa América de Brasil, y no fue para nada fácil, el equipo solo ganaba los partidos fáciles, pero fallaba en los compromisos de riesgo. Se sufrió el papelón con Venezuela en Madrid, mas las derrotas con Colombia y Brasil en la copa 2019, con Messi reincorporado al equipo.
De septiembre para acá ocurrió lo mejor, goleada a México con un excelente planteo táctico, se revirtió un 0-2 con Alemania de visitante, para culminar con un triunfo sobre Brasil en Arabia Saudita. Lionel Scaloni obtuvo confianza en sí mismo, ahora manda él, ya no tiene que contentar a Messi poniéndole al Kun Agüero al lado, se empieza a jugar a lo que siente el entrenador. Argentina demostró en este tiempo flexibilidad táctica, y lo más importante, el DT encontró la base de su equipo: Otamendi, Pezzela, Tagliafico, Paredes, Lo Celso, De Paul, Acuña, Lautaro y Dybala son nombres que no faltan nunca, son su grupo de confianza. Se sumó más recambio aún, con futbolistas como Alario, Ocampos y Nico González.
Aparte queda Messi, con las ganas que mostró ante Brasil será el líder indiscutible de esta nueva generación. Veremos qué pasa con Aguero. Gracias a Dios el ciclo de Mascherano, Biglia, Romero, Di María y compañía se terminó. Había recambio, claro que si, solo que los apropia dores de la camiseta lo quisieron tapar durante largos años para perpetuarse en el poder, caso típico argentino. 
Se llega como decía Pasarella, en la cresta de la ola, a la Copa América Argentina-Colombia 2020, ganarla sería l frutilla del postre.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios