River tenía que empatar para no depender de nadie, cayó 3 a 1 con Fluminense de local, lo salvó el empate de los colombianos en la altura de Quito. Los planetas se alinearon alrededor del equipo de Gallardo como en el 2015.



River está vivo. Será candidato. Es peligroso otra vez. El equipo de Gallardo en el bombo de los segundos es una muy mala noticia para los ganadores de grupo, que te toque Napoleón en octavos es un garrón. Junior lo pudo dejar afuera, pero entre la fortuna e incentivación de Independiente Santa Fé, el equipo del muñeco pudo sortear la malaria del Covid para meterse en octavos de final de la Libertadores otra vez. La tormenta perfecta de los contagios masivos es historia, vendrá el tiempo de la recuperación, descanso, pretemporada, vacunación, y rearmado del plantel. Algunos jugadores importantes se irán, por ejemplo Borré, otros serán pretendidos desde Europa, como Montiel y Angileri, Girotti tendrá más minutos, y seguramente llegarán más refuerzos.
Lo reconoció el muñeco, River llegó a la orilla como pudo, con lo justo, con 11 jugadores la semana pasada, y con un equipo muy diezmado por el virus contra el Fluminense, que lo superó los 90 minutos, a pesar de todos los incovenientes, tiene vida en el torneo que más le gusta, la copa Libertadores de América, ahora tendrán que aguantarlo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios